Fibra de Coco

SUSTRATO DE FIBRA DE COCO

Sustrato de fibra de coco: Origen.

 

El sustrato conocido como “fibra de coco”,”coconut fiber” o “coco peat”, es un producto natural derivado del fruto de la palmácea o cocotero (Cocos nucifera).

photo-1421284621639-884f4129b61d

El fruto del coco está compuesto por

-Cascara (Mesocarpio y exocarpio)

-Casco o hueso (Endocarpio)

-Albumen o carne (Endospermo)

El mesocarpio o fibra se utiliza en tapicería, fabricación de colchones, cuerdas, etc. Como subproducto o producto residual de la obtención y tratamiento de la fibra de coco, se obtienen unas fibras cortas (2 mm o menores) y el polvo del tejido medular. Por tanto lo que se conoce en horticultura como sustrato de fibra de coco, es una mezcla de fibras cortas (coconut fiber) y polvo de coco (coco pith).

La fibra de coco resulta un sustrato ideal para mezclar con cualquier tipo de tierra o bien para utilizar sola en cultivos hidropónicos

Sustrato de fibra de coco: Proceso de obtención

 Tras la extracción de la carne o copra, se procede al almacenamiento de los mesocarpios al aire libre durante varios meses para a continuación ser sometidos a un lavado en piscinas naturales. El lavado puede realizarse antes o después de la trituración del producto pero es indispensable para que su uso como sustrato sea viable, ya que la cascara de coco presenta tras su recogida gran cantidad de sales en disolución.

Cada coco contiene aproximadamente 125g de fibras y 250g de polvo de coco que se separan mediante un proceso denominado desfibración que ha de realizarse en condiciones de humedad controladas (40-50%) para evitar la formación de partículas de polvo de coco excesivamente finas.

Resultado del proceso de desfibración: Fibra de coco pura y polvo de coco

Proceso de compostaje

 Otro aspecto fundamental para la consecución de un sustrato de coco de buena calidad y duradero, es el compostaje del material. Para ello el material se dispone en silos de cemento donde se estabilizará su contenido en sales, su pH y su estructura.

Procesos de secado, cribado y prensado

 Para una correcta criba y posterior prensado es necesario que el material sea sometido a un proceso de secado natural al aire libre o de forma artificial mediante suministro de calor para alcanzar valores de humedad entorno al 20%.

Una vez ha finalizado el secado del material llega el momento de proceder a su criba. El proceso de criba consta de dos fases, una primera fase en la que se separa la fracción superior a 6 mm (fibras largas y chips) de la fracción comprendida entre 6 y 1 mm. Y una segunda fase en la que se somete a criba la fracción comprendida entre 1 y 6 mm, rechazando todas aquellas partículas inferiores a 1 mm.

En función del uso previsto, se trabajará con estas fracciones por separado o con distintas combinaciones de las mismas.

Una vez concluido el proceso de cribado y obtenida la mezcla deseada, se lleva a cabo el prensado, tras el cual el producto se encuentra listo para su uso.

 

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *